MONTE REGIO

Croquetas de cebolla confitada y jamón ibérico Monte Regio

Monte Regio
Receta compartida por

Te ofrecemos una versión de las tradicionales croquetas de jamón, ideales como aperitivos o entrantes y que le gustarán hasta a los más pequeños.

Para ello necesitaremos:

  • 1 cebolla.
  • 80 g de jamón ibérico Monte Regio.
  • ¾ l de leche.
  • 2 huevos.
  • Harina.
  • Azúcar.
  • Vino blanco.
  • Aceite de oliva.
  • Pan rallado.
  • Nuez moscada.
  • Pimienta.
  • Sal.

Modo de preparación:

  1. Para elaborarlas el primer paso será pelar y picar la cebolla. Procura que la cebolla tenga un tamaño más o menos grande para tener suficiente. Si no, es mejor disponer de dos cebollas más pequeñas. Una vez picada(s) la(s) ponemos a dorar en una sartén con un poco de aceite. Para caramelizarla añadiremos dos cucharadas de azúcar y un chorro (sin pasarse) de vino blanco. Dejaremos cocer la mezcla a fuego lento durante aproximadamente una hora para que la cebolla se impregne y se poche bien. Removeremos de vez en cuando durante ese tiempo para evitar que se pegue a la base.
  2. Mientras tanto podemos seguir preparando el resto del relleno de las croquetas. En otra sartén con una cucharada de aceite salteamos el jabón ibérico Monte Regio picado. No demasiado, sin dejar que se dore. Le damos unas vueltas y añadiremos a continuación dos cucharadas soperas de harina, friéndola bien hasta que se tueste. Salpimentamos al gusto y para darle un toque extra echamos una pizca de nuez moscada.
  3. Seguidamente añadiremos la leche poco a poco, integrando cada cantidad añadida antes de echar más, removiendo bien para que no se formen grumos. Cuando la mezcla haya conseguido una textura cremosa la apartamos del fuego y añadimos la cebolla que hemos caramelizado. Dejaremos que se enfríe y lo reservaremos en la nevera durante 24 horas para que la mezcla coja todos los sabores.
  4. Transcurrido ese tiempo sólo nos montar nuestras croquetas. Para ello vamos dándole la forma deseada a pequeñas cantidades de la masas, las pasamos por huevo batido y después por pan rallado. Las colocaremos separadas con cuidado en una bandeja y las reservaremos durante más o menos una hora para que el huevo se seque y se puedan hacer sin abrirse.
  5. El último paso es freírlas en tandas pequeñas en abundante aceite para evitar que este se enfríe. Una vez fritas dejaremos que escurran el exceso de aceite sobre papel absorbente de cocina y estarán listas para disfrutar.
Categoría:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 2 3 4 5

*