MONTE REGIO

Callos con jamón ibérico Monte Regio

Monte Regio
Receta compartida por

Los callos son una tradicional receta dentro de la gastronomía española. Son un plato excelente para ofrecer a nuestros invitados en estas fiestas y a continuación hablaremos de cual es la mejor forma de prepararlos.

Podemos encontrar los callos tanto frescos, como cocidos. La forma más fácil es comprarlos ya cocidos puesto que, al cocerlos, desprenden un olor muy fuerte.

En la receta que proponemos a continuación, utilizaremos los callos frescos, cocinados de la manera tradicional y acompañados de nuestro delicioso jamón ibérico Monte Regio.

Para ello necesitaremos:

  • 1 kg de callos
  • 200 g de jamón ibérico Monte Regio
  • 1 cebolla
  • 1 chile o cayena
  • 1 hoja de laurel
  • 4 dientes de ajo
  • 250 g de tomate
  • ½ pimiento
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 chorrito de vinagre
  • Sal al gusto

Modo de preparación:

  1. Lo primero que vamos a hacer es limpiar muy bien los callos con agua fría y un chorrito de vinagre o limón. Los volvemos a lavar con agua sola y los troceamos.
  2. Ponemos los callos en una olla exprés con agua, una pizca de sal, una hoja de laurel un chorro de aceite de oliva, vinagre y lo dejamos cociendo unos 45 minutos aproximadamente.
  3. Una vez cocidos, los sacamos del caldo y los colamos, guardando el caldo, que utilizaremos mas adelante.
  4. Picamos los ajos, la cebolla, el tomate, el pimiento y la cayena y los sofreímos en la sartén con un poco de aceite de oliva. Después, añadimos poco a poco la harina mientras vamos revolviendo y a continuación, le vamos echando un poco del caldo que habíamos reservado antes y le añadimos el jamón ibérico Monte Regio.
  5. Lo dejamos hervir durante unos 3 minutos aproximadamente y lo ponemos en una olla junto con los callos. Lo dejamos cocerse un poco a fuego bajo durante 5 minutos y lo sacamos. Lo dejamos reposar y ya está listo para servir.

Consejo: hay que tener cuidado después de picar la cayena de no tocarse la cara, especialmente los ojos. Lo mejor es lavarse las manos muy bien inmediatamente después.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 2 3 4 5

*